La vieja guardia

blog

Una melancolía me invade conforme pasan los años, una melancolía que no puede arreglarse ni siquiera jugando. Un montón de caras jóvenes me rodea, ya no soy capaz de identificarme con ellos, de integrarme con ellos. Me doy cuenta que la mayoría aún no había nacido cuando yo empecé.

Las nuevas generaciones, ya no tan nuevas, nunca conocieron esos años, cuando solo había un puñado de libros. Libros que nunca fueron diseñados para reposar en una estantería, eran demasiado escasos y corrían de mano en mano, violados una y otra vez por las fotocopiadoras, creando hijos bastardos con los que poder satisfacernos a todos.

Comprado o prestado, el poco material que se nos ofrecía era devorado apenas conseguirse, y cada nuevo juego que aparecía se convertía en icónico de inmediato. Cada nueva pieza a nuestro creciente puzzle nos descubría otra cara oculta hasta entonces de lo maravillosa que podía ser esta nueva forma de soñar.

El material oficial sabia a muy poco, se necesitaba mas. Cuando nos sentimos preparados para ello echamos mano de nosotros mismos y parimos cientos de mundos propios. ¿Donde quedaron tantos módulos caseros escritos a máquina, incluso a mano? ¿Donde fue a parar todo ese material? Los más modernos fueron gestados con word perfect en una pantalla negra con letras verdes, y luego se encarnaban en impresos de papel continuo al que le quitabas las solapas, en un intento de adecentarlos. Otros, los más afortunados, eran distribuidos como un puñado de fotocopias grapadas que decían llamarse fanzines. ¿Donde quedo toda esa inventiva? Incluso las novedosas webs llenas de módulos, estandarte de los nuevos tiempos de comunicación global, desaparecieron en el olvido.

Entonces la red estaba en pañales, la industria estaba en pañales, que medios tan ridículos de difusión teníamos comparados con los de ahora y sin embargo como aprovechábamos al máximo el poco material del que disponíamos. Los libros se quedaban amarillos del uso, los lomos se partían, escribíamos en ellos a lápiz y no nos importaba, para nosotros eran libros de apuntes y no objetos de culto. Lo importante del juego se desarrollaba alrededor de una mesa, no en las páginas de un manual.

Que poco nos ha quedado de todo eso. ¿Qué paso con esos mundos de juego con tantos detalles que sentías estar realmente en ellos? Cuando un libro tenia 300 páginas eran 300 páginas útiles, un juego completo entero y consistente. Era cuando se escribía más texto para añadir consistencia al juego y no para quitársela como pasa ahora.

Que pasó con el concepto de evolución del personaje... Los niveles se ganaban uno a uno, con sudor y esfuerzo sesión tras sesión, y tu personaje crecía a la par que todo el resto del mundo de juego. Se empezaba a nivel uno, no existía en nuestras mentes la idea de empezar directamente con un personaje de nivel 10, 20 ó 30 sin tener ni idea de como ha llegado a ese nivel, subir de nivel solo era una consecuencia de recorrerse el mundo de un lado a otro. Nunca pasábamos del nivel 10 ó 12, se necesitaba jugar demasiado para eso, así que lo que el personaje pudiera hacer a nivel 15 o 20 nos traía sin cuidado, todos éramos conscientes que incluso jugando durante años nunca pasaríamos de los niveles medios.

Me pregunto donde quedó todo eso, como pudo desaparecer una filosofía, un movimiento, un paradigma en el rol como ese. ¿Que pasó con la vieja guardia? La vieja guardia. La vieja guardia dejó sus armas colgadas en la pared de la taberna hace tiempo.

 

 


Otro de mis viejos artículos, este supurando nostalgia a toque, que rescato del olvido. El original aun cuelga en el blog con fecha de 2010.

11 comentarios:

  1. Bueno, esta entrada necesita una pequeña aclaración... No se muy bien por qué escribí esto, me salió asi, recordando viejos tiempos y adornándolo todo para que pareciera algo así como prosa, espero que no demasiado cursi.

    Me he pensado bastante si publicarla o no. No me dió un ataque de melancolía, tal vez nostalgia, no se, en fín, ahí está para el que quiera leerlo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué tiempos! Buscar las fotocopias en inglés del Traveller, Rune Quest, Bushido... porque aquí sólo estaba el D&D básico en español. No había módulos, teníamos que hacer todas las aventuras por nuestra cuenta. Todavía debo tener las fotocopias del Classic Traveller en alguna carpeta. nos hacemos viejos y ya estamos con las batallitas y con lo de "mira hijo, antes, todo esto era campo..."

    ResponderEliminar
  3. Hay un pequeño error en la entrada, Britait: por aquel entonces no existían los libros de 300 páginas, pero vamos, ni de coña ;).

    Haz la prueba, mira los viejos libros de Joc o el D&D de Zinco. Los libros de 300 páginas no se concebían en los viejos tiempos.

    Ah, y como yo me crié con RQ, lo de los niveles no lo tengo tan presente :)

    ResponderEliminar
  4. Saludos desde la noche eterna...

    Esta entrada me ha hecho recordad cuando en nuestra ciudad aparecieron las fotocopias de Vampiro: La Mascarada 2da Edicion.

    Pasaban de mano en mano para pocos elegidos, el secreto que inundaba "el libro" hacia palidecer al codigo Da Vinci.

    Solo unos pocos podiamos tenerlo, pocos fuimos quientes tuvimos la suerte de verlo...

    Ahora lo podemos descargar en PDF, ¿A donde se fue tanta emoción?

    ResponderEliminar
  5. Iba a a escribir esto a la mañana pero perdía el bus.

    ¿Donde está la vieja guardia?¿Con las espadas abandonadas? ¿Tiradas por doquier?
    Naaaah, estáis ahí, escribiendo en blogs(la mayoría de gente que escribe en blogs roleros que sigo sois esa vieja guardia), jugando vuestras partidas y recordando viejos tiempos.
    Me parece normal esa nostalgia, al fin y al cabo el panorama ha cambiado mucho desde que empezasteis ,ha cambiado desde que empecé en serio con esto y solo fue hace 12 años ,y vosotros lleváis aquí bastante más tiempo.
    De todos modos voy a haceros una pequeña crítica.
    Claro que ya no se ven los manuales fotocopiados que pasan de mano en mano,ahora podemos comprarlos o circulan en pdf por ahí; manuales de 300 páginas que son ,robaré al maestro De la Cruz un termino que me gusta mucho, enciclopedias divertidas sobre mundos que otros han creado en sus cabezas hay muchos, y la gente se los lee y se los aprende y les motiva; los manuales siguen quedándose amarillos con los lomos cascados por el uso, los viajes y las partidas; seguimos sufriendo y alegrándonos con cada nivel que subimos; traficamos con módulos que hemos escrito y nos aconsejamos los unos a los otros; las webs con contenido rolero ahí están. Y por supuesto lo que más importa es el buen rato que pasamos con nuestros amigos y nuestras cabezas.
    No es que se haya perdido una filosofía y no habéis dejado las armas oxidándose ,si eso fuera así no estarían esas lineas tan bonitas escritas ahí arriba. Las cosas han cambiado y el rol, los aficionados, el mundillo que nos rodea y que hemos construido entorno a todo esto también.
    Usando 3 símiles históricos: hemos dejado las cuevas y hemos empezado a construir poblados, los copistas se han tenido que buscar otro trabajo ya que tenemos la imprenta; cruzamos los mares sabiendo que no hay dragones más allá del horizonte porque los viajeros lo han escrito en los mapas.
    Digo todo esto desde el respeto y entiendo lo que has sentido al escribirlo.

    Un saludo, nobles caballeros.

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Fatelux, pero a la vez estoy contigo. Es cierto que la vieja guardia no ha muerto, pero sí que ha muerto. Muchos compañeros se quedaron en el camino, ahora no sabrían qué es 1d20 y regalaron sus libros a la beneficencia. Cobran un buen sueldo y satisfacen su ocio de otro modo... esa es la vieja guardia que murió, la que se dio por vencida.

    Los que tenemos aún vivo el Peter Pan que llevamos dentro seguimos luchando, pero somos menos y estamos más diseminados. Para alguien que ama todo lo vintage como yo lo hago, ver los nuevos módulos, libros y material no-oficial tan perfectamente creados me los torna no sé... asépticos.

    Mi juego favorito siempre ha sido Cyberpunk. Tenéis que ver cómo tengo el libro. Los cantos están amarillos por el centro de pasar las hojas con el pulgar. El AD&D ya ni os cuento.

    En cambio, mis juegos nuevos parecen aún a estrenar. Un juego que no te invita a manosearle es como una mujer que no te abre la puerta de su alcoba. (Anda lo que he dicho!)

    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartirlo Britait. Está muy bien escrito y eso es algo de agradecer pues la nostalgia cala más hondo aun si cabe.

    Yo cuento casi 29, empecé con 15 jugando a Star Wars, Far West y Aquelarre y me siento plenamente identificado con lo que has vertido.

    Reconozco que me ha punzado, a mi manera, aunque supongo que esa punzada es para cada uno diferente y relativa a su contexto.

    Hace un tiempo le decía de vez en cuando a uno de mis amigos: "Las cosas ya no son como antes Manolo", y él siempre decía: "Lo sé Paco, pero las cosas cambian, son diferentes etapas, y lo mejor está por llegar". No sé si fruto del conformismo acabé quitándole el peso doloroso a esos los recuerdos y abracé esta teoría o qué, pero el caso es que ahora lo siento así.

    Viva la vieja guardia!

    Pd: de cursi nada

    ResponderEliminar
  8. Grande Ogro! Grande...

    Estoy de acuerdo con lo que escribes y con muchos de los comentarios que ha causado. La vieja guardia ha muerto y no ha muerto como dice Scribble, pero yo creo que hay una tercera, que ha evolucionado y se ha adaptado a lo que hoy hay, en su mayor parte por supervivencia, porque cuando eres el único en tu grupo que tiene esa nostálgia y recuerda esos viejos tiempos y los demás no te entienden, no te queda otra que adaptarte y conformarte con lo que hay o perecer solo y olvidado en este mundo que es el rol.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que la Vieja Guardia es un poco como la Guardia de la noche en Canción de Hielo y Fuego: pocos, pero en sus puestos.

    Y estoy seguro que muchos desconectan durante una temporada y no les vemos el pelo por internet, ni compran ni nada ... pero juegan o leen o videojuegan o lo echan de menos (yo mismo he estado desde el 2002-2003 al 2006 en barbecho, sin dar muchas señales de vida y eso que he jugado mucho a rol, he leido mucho y he comprado, pero estaba saturado de listas de correo, de preparar cosas ...).

    ResponderEliminar
  10. Imperdonable, he dejado que los comentarios se acumulen sin contestar ninguno.

    Se ha generado un chorro de mensajes por esta misma entrada en Facebook (las entradas se repiten alli en mi muro), y yo estoy alli contestando y ya me distrajo de este otro frente.

    Os pido disculpas a todos, estoy preparando un mega-tocho comment para no dejar a nadie sin contestar... la verdad es que me habéis dado material para varias entradas xD

    ResponderEliminar
  11. La “Vieja guardia” nos sentimos como Theoden, en el Señor de los anillos. Parece que la vida de adultos nos ha embaucado y sumido en un hechizo del que no somos capaces de escapar.

    Pero llega un día que un Gandalf nos dice aquello de “Vuestros dedos recordarán mejor su fuerza si empuñaran una espada” y te propone que arbitres una partida “por los viejos tiempos”, y toda esa energía que siempre has tenido acumulada vuelve ha fluir…

    ResponderEliminar